#CómoSalimosDeEsta

¿Necesitamos Cambiar el Juego de la Minería para el Desarrollo? (4)

ENTREGA CUATRO: ¿CÓMO MEJORAR EL JUEGO EXTRACTIVO PARA CONSTRUIR CONFIANZA Y GENERAR VALOR?

Esta publicación presenta el Modelo Triangulo del Juego Extractivo para generar entendimiento y analizar la dinámica de las relaciones entre los principales actores que interactúan en el juego de la minería y presenta ideas para mejorar el juego extractivo y mejorar las relaciones entre diversos actores para lograr una minería responsable que contribuya al desarrollo sostenible. ESTA SERA PRESENTADA EN 4 ENTREGAS - ENTREGA NUMERO CUATRO (4)

Publicado: 2022-02-28

6.- ¿CÓMO MEJORAR EL JUEGO EXTRACTIVO PARA CONSTRUIR CONFIANZA Y GENERAR VALOR?

Es de público conocimiento que uno de los principales retos y dificultades que los actores que juegan el juego minero deben abordar es la falta de confianza entre los actores. La interacción basada en el poder y el derecho, la “relación de control y evitamiento”, y la negociación e interacción basada en posiciones, no forma relaciones de confianza, por el contrario, la negociación e interacción posicional basada en el poder y en el derecho, fuerza relaciones de control y cumplimiento produciendo relaciones muy transaccionales que no consideran el componente humano y emocional necesario para formar relaciones de confianza. Si queremos abordar el desafío de la falta de confianza entre los actores, debemos construir confianza y solo se puede construir confianza si cambiamos el paradigma de interacción, debemos pasar de negociaciones e interacciones posicionales basadas en poder y derechos y movernos hacia negociaciones e interacciones basadas en intereses, esta interacción es fundamental para poder transformar relaciones de control y evitamiento en relaciones de cooperación.

Construyendo confianza se viabiliza la generación de valor entre múltiples actores. Si se quiere construir confianza y generar valor, se debe mejorar el juego extractivo.

Una manera de mejorar el juego sería invertir (darle la vuelta) al triángulo de la interacción de las relaciones. En lugar de que se den más interacciones entre actores basadas en la fuerza y el derecho, deberíamos enfocarnos en formar mejores relaciones basadas en el sistema de intereses para lograr un mejor entendimiento de las preocupaciones, temores, necesidades y aspiraciones de los actores y cambiar el juego hacia un juego más colaborativo para la generación de valor.

Primero debemos cambiar de paradigma y poner al desarrollo en el centro del juego, poner al desarrollo como objetivo e interés común multiactor; es decir, el desarrollo local sostenible responsable e inclusivo debe estar al centro de la interacción de los jugadores (Estado, Empresas y Comunidades). Las empresas del sector minero extractivo pueden ser el apalancamiento que necesitan las comunidades para poner al Estado en movimiento hacia el desarrollo responsable, generando las condiciones necesarias para la satisfacción de intereses y necesidades básicas de supervivencia (fisiológicas y seguridad/protección), abordando la necesidad de sentido de pertenencia (afiliación, no exclusión) hacia el reconocimiento y respeto mutuo (aprecio/estatus) y el reconocimiento a la libertad de los jugadores de decidir sobre asuntos importantes (autonomía, no imposición).

Segundo, debemos usar el enfoque basado en intereses (también conocido como el enfoque beneficios mutuos) para las interacciones, negociaciones y gestión de relaciones entre empresa-comunidad. Esto sería de utilidad para construir relaciones de confianza en donde todos se sientan escuchados, apreciados y tratados con respeto, mientras se abordan los intereses, preocupaciones, temores, necesidades y aspiraciones de todos los actores partes de manera franca y sincera.

Tercero, podríamos generar información técnica creíble y construir confianza con la elaboración de Estudios de Impacto Ambiental más participativos (EIA PARTCIPATIVO) con un proceso de búsqueda conjunta de información. La Búsqueda Conjunta de Información (BCI) es un proceso basado en intereses con un conjunto de buenas prácticas para asegurar que la información técnica, las decisiones de gobierno y la política pública estén adecuadamente equilibradas en la toma de decisiones ambientales a todo nivel de gobierno.

La Búsqueda Conjunta de Información (BCI) promueve el aprendizaje conjunto de las partes en el proceso, esto ayuda a crear conocimiento y ciencia que es técnicamente creíble, legitimado en público, y especialmente relevante para decisiones vinculadas a proyectos de inversión minera. La Búsqueda Conjunta de Información (BCI) permite la participación de actores que puedan ser afectados por las decisiones de gobierno o actos administrativos respecto a proyectos de inversión. La Búsqueda Conjunta de Información (BCI) permite la consideración del conocimiento local y cultural, así como el conocimiento experto técnico. Un proceso de Búsqueda Conjunta de Información (BCI) bien diseñado y de alta calidad ayuda a garantizar que la ciencia de mejor calidad sea utilizada para informar decisiones.

La Búsqueda Conjunta de Información (BCI) supone que una entidad, oficina o institución actúe como coordinadora y convocante del proceso de toma de decisiones que lo requiere. El convocante, por lo general, es el órgano de toma de decisiones, quizás podría ser la organización o empresa que propone un proyecto de inversión y que pueda afectar a comunidades locales. Las partes interesadas o actores involucrados son los que creen que se verán afectados por la decisión o tiene el derecho a expresar su opinión sobre la decisión que el convocante propone tomar. Las partes interesadas incluyen a otros actores gubernamentales que no son convocantes, así como representantes de una amplia gama de intereses no gubernamentales, como por ejemplo comunidades locales. El convocante confía en profesionales neutrales - como facilitadores o mediadores con experiencia en la tarea de resolver conflictos públicos - para ayudar en la identificación de los representantes de los actores múltiples y partes interesadas, y para ayudar a gestionar la creación de procesos de consenso y diálogo entre los actores múltiples.

El proceso de búsqueda de información conjunta obedece a 4 principios básicos y ayuda a garantizar que la mejor información sea utilizada para tomar decisiones informadas. El proceso debe ser guiado por 4 principios básicos:

1) Negociar la agenda: Elegir conjuntamente a un facilitador o mediador que ayude a las partes a consensuar una agenda y reglas de juego para cuando interactúen. Se debe de ser claro sobre el tiempo y el dinero que será necesario para recolectar información y ayudar a analizarla.

2) Escoger juntos especialistas expertos: En lugar de que cada parte seleccione peritos para presentar versiones diferentes sobre hechos, lo más útil y productivo es trabajar juntos con la otra parte para seleccionar expertos técnicos y metodologías de análisis que ayuden a las partes lograr un entendimiento compartido sobre los costos y beneficios posibles de un proyecto.

3) Evaluación conjunta de la información: Luego que los expertos presentan sus resultados, las partes deben dialogar sobre como mejor proceder, tomando tiempo para compartir los hallazgos con sus constituyentes.

4) Corregir percepciones erradas: Una vez que se han puesto de acuerdo las partes sobre los hechos y pronósticos de futuro, estas deberían ser más receptivos respecto a las preocupaciones del otro. Generar pronósticos conjuntamente permite corregir percepciones equivocadas dentro de una propia organización y al mismo tiempo motivar a que la otra parte reconsidere presunciones o supuestos y demandas imposibles de satisfacer.

Este proceso de búsqueda conjunta de información genera información creíble y confiable para todas las partes, a fin de facilitar un proceso constructivo que aborde las preocupaciones de múltiples actores y logre acuerdos sostenibles con beneficios para todos. Estas son las etapas de un proceso de Búsqueda Conjunta de Información. Una aplicación práctica del proceso de BCI se puede dar en la elaboración del propuesto EIA Participativo. Si bien es cierto que los EIA incluyen la realización de talleres, audiencias públicas, muchas veces los EIA no son creíbles, por lo que una forma de abordar la falta de credibilidad es incorporar a los actores locales en la elaboración de los Estudios de Impacto Ambiental.

Finalmente, cabe resaltar que fortalecer capacidades de interacción, negociación de valor compartido e involucramiento multiactor es fundamental para el nuevo juego de la minería hacia el desarrollo responsable e inclusivo.

RECOMENDACIONES: PRÓXIMOS PASOS PARA MEJORAR EL JUEGO MINERO HACIA EL DESARROLLO

Primero: Escuchar para entender no para refutar. Escuchar para conectar con el otro como ser humano, abordando el interés emocional y necesidad de ser apreciado y valorado, necesidad de ser respetado, tener sentido de pertenencia (afiliación, no sentirse excluido), y el sentido de autonomía (sin ser objeto de imposición).

Segundo: Generar información conjunta con un proceso de búsqueda conjunta de información que resulte en credibilidad y confianza respecto a las medidas de mitigación o compensación por posibles afectaciones a las comunidades locales.

Tercer: Enmarcar el ciclo minero en un proceso de construcción de consenso para generar relaciones de confianza de largo plazo y beneficios para todos. Desde el diagnóstico de la situación, actores e intereses de la zona donde se tiene el interés de realizar un proyecto de inversión minera (oportunidad para construir relaciones de confianza) hasta el continuo relacionamiento y la facilitación de conversaciones y diálogos colaborativos para el seguimiento y cumplimiento de acuerdos.

Bibliografía

Constantino, C. & Sickes Merchant, C.(1996). Designing conflict management systems. California: Jossey-Bass Inc

Fisher, R. , & Shapiro, D. (2005). Beyond Reason: Using emotions as you negotiate. New York: Pinguin Group.

Fisher, R. , Ury, W. , & Patton, B. (1991). Getting to yes: Negotiating agreement without giving in. New York: Penguin Books.

Nolon, S. , Ferguson, O. , & Field, P. (2013). Land in conflict: Managing and resolving land uses disputes. The Lincoln Institute of Land Policy. New Hampshire: Puritan Press Inc.

Oré Ibarra, L. (2009). Cross Cultural Negotiation & Consensus Building Strategies for Foreign Investment Projects: Beyond Legal Systems. State Bar of Texas ADR Section’s Alternatives Resolutions Newsletter Vol.18, No.2, 27-34 pp.

Oré Ibarra, L. (2015). Consensus building: Proceso de Construcción de Consenso. Lima: Editorial Summa.

Susskind, L. (2005). Breaking robert’s rules: Consensus-building techniques for group decision making. Negotiation, May 2005, 3-5 pp.

Radio uno (2020). Radio uno 93.7 - El sonido de la patria. Retrieved from http://www.radiouno.pe/

Susskind, L. , & Cruikshank, J. (2006). Breaking robert’s rules: The new way to run your meetings, build consensus, and get results. New York: Oxford University Press.

Susskind, L. , & Field, P. (1996). Dealing with an angry public: Mutual gains approach to resolving disputes. New York: Free Press.

Ury, W. , Brett, J. , & Golberg S. (1988). Getting disputes resolved. California: Jossey-Bass Inc

Walton, R. , Cutcher-Gershenfeld, J. , & McKersie, R. (2000). Strategic negotiations: A theory of change in labor-management relations. New York: Cornell University Press.


Escrito por

Luis E. Ore Ibarra

Abogado Mediador Consultor Internacional en Negociaciones y Procesos de Consenso, Ex Presidente de la Sección Internacional de ACR (EE.UU.)


Publicado en

Inversión Sostenible

Tres miradas para solucionar los problemas y conflictos asociados al desarrollo.