¡lluvia de millones!

Lo que puede aprender la SUNEDU del no licenciamiento de la Universidad Garcilaso

¿El enfoque participativo puede ayudar a mejorar el gobierno universitario?

Desafortunadamente la administración participativa es un término muy utilizado más que en una práctica organizacional... es usual escuchar la apatía de los líderes "ya probamos eso y no funcionó". 

Giancola, J. & Hutchinson, J (2005) Transforming the Culture of School Leadership: Humanizing Our Practice. Corwin Press. California. Pág. 88.

Publicado: 2019-10-11

La Universidad Inca Garcilaso de la Vega funciona desde el año 1964, es decir tiene casi 55 años, más de medio siglo y, si su recurso de reconsideración es denegado, dejaría de funcionar. Son muchas generaciones de profesionales de nuestro país que perderán piso al tener un título universitario de una universidad que no cumple con las condiciones mínimas para poder ofrecer un servicio de formación educativa de nivel universitario.

El proceso de licenciamiento es vertical, centralizado y cerrado; si bien hubo una fase de adecuación, no considera al profesorado pero, principalmente, no considera a los alumnos y ni a los egresados; estos últimos son su recurso más valioso.

Muchos egresados de las universidades de los Estados Unidos contribuyen económicamente con sus universidades donde culminaron el pregrado. Ello porque les interesa que la institución que los tituló mejore y tenga mayor prestigio, pues sus servicios profesionales vienen con el sello de su universidad, y ello redunda en una mejor empleabilidad y retribución económica. ¡Cuán lejos estamos de eso en el Perú!

Por otro lado, no es lo mismo, una universidad nacida en la liberación de la educación como actividad empresarial, que una con 50 años de funcionamiento. No es lo mismo una universidad con miles de bachilleres, licenciados, masters y doctores, que una con un mínimo número que egresados. Una que, claramente engaña, con una que ha tenido una pésima gestión universitaria en un periodo crítico: los años previos al proceso de licenciamiento.

¿En qué puede mejorar SUNEDU?

Este es un caso típico en el cual, al igual que en una gran empresa en crisis y con un número de acreedores importante, se puede instalar un proceso de administración para ayudarla a reflotarse en base a una gestión estratégica que permita redirigir una institución a partir del valor acumulado ya creado (este valor lo podemos medir comparándolo con la competencia, por ejemplo, con su participación de mercado). Una quiebra genera una crisis importante en los empleados que pierden su trabajo. En el cierre de una universidad con 50 años hay mucho más en juego.Los egresados, alumnos y docentes deben tener una oportunidad de aportar en el proceso de adecuación. Por ejemplo, aportando en completar el diseño curricular, ajustando los procesos y procedimientos laborales, estableciendo una reestructuración financiera. ¿Por qué no? Acaso no son ellos los principales interesados en que esta casa de estudios tenga un mejor futuro.Está claro que este no es un caso común; además varios profesores de esta universidad habían iniciado acciones legales contra la universidad porque consideraban que tenían prácticas que atentaban contra sus derechos laborales. Esta es una oportunidad para que la SUNEDU pueda contemplar estrategias que realmente ayuden a proteger y garantizar los derechos vulnerados.Entiendo que el marco de acción de SUNEDU no está preparado para enfrentar esta situación. A veces conviene pensar fuera de la caja. Pero también es importante que este mecanismo no sirva para premiar gestiones administrativas y de gobierno universitario que han sido la causa raíz del problema.Hay una oportunidad en el recurso de reconsideración de la UIGV, pero habrá que ver si pueden, en el Consejo Directivo de la SUNEDU, enfrentar un problema que en principio los sobre pasa. 

Escrito por

manuelbernales

Experiencia en transformación de conflictos, cambio organizacional y reforma del sistema de justicia. manolobernales@gmail.com


Publicado en

Inversión Sostenible

Tres miradas para solucionar los problemas y conflictos asociados al desarrollo.