No al abuso sexual

Reclusas confeccionando rosarios para la venida del papa francisco

Los penales productivos que el Perú necesita

Todos podemos sumar

En el programa Ancón II a través del programa “Manos Invencibles” hemos capacitado a 49 internos primarios, quienes hacen confecciones y dan sustento a sus familias.

Marina Bustamante, propietaria de Renzo Costa

Publicado: 2018-05-26

En el imaginario popular al hablar de cárceles pensamos reos de alta peligrosidad: bandidos inmisericordes, asesinos, terroristas que no se arrepienten de sus actos o bandas criminales. Pero la realidad es que el 74% de internos son primarios, es decir, han ingresado por primera vez a la cárcel (Fuente: INPE, Informe Penitenciario. Febrero 2018) y están lejos de ser esos delincuentes terroríficos que imaginamos.

En reuniones que he tenido sobre este tema con diversas poblaciones, algunas personas esperan que no haya nadie en las cárceles, esperan que a esos delincuentes el Estado los asesine. Señalan que no quieren que se les alimente con sus impuestos. Esas voces de furia y odio a veces son escuchadas ya que la televisión y nuestra educación alimentan la desinformación. En esas mismas reuniones hay algunas personas que a veces se acercan a compartir brevemente una historia de familiares que están en la cárcel: hombres que no pagaron a tiempo su pensión de alimentos, jóvenes que delinquieron u otros que erraron y están pagando con su libertad ese yerro.

Muchas personas creen también que quién está en la cárcel es un ser humano que nunca podrá servir a la sociedad: esta es una idea equivocada. 

Recuerdo de niño, un viaje de turismo, con mi madre y mi hermana a Cajamarca. El tour incluía la cárcel. Me sorprendió poder ingresar, ver un espacio ordenado y mirar las cosas que vendían los reclusos. Todavía conservo una correo de cuero repujado con esa hebilla grande típica de los 80´s.

Los penales productivos están demostrando que quienes han sido privados de su libertad pueden colaborar con el desarrollo de nuestro país. Los penales productivos han generado más de 180 millones de soles. Hombres y mujeres, gracias a esta estrategia, están logrando ayudar económicamente a sus familias desde la cárcel. Y además están aprendiendo una actividad que les servirá para trabajar una vez que vuelvan a recobrar su libertad.

la producción de artesanías es una de las actividades de las cárceles productivas

Así como la empresaria de Renzo Costa hay muchos otros empresarios que apuestan por la mano de obra que hay en los penales. Por generar valor y, a la vez, darle una oportunidad a quienes están internos. Esto se logra gracias a la firma de convenios. Actualmente el INPE tiene más de 70 empresas con las que están trabajando apostando por un futuro mejor para nuestra sociedad.

Necesitamos acabar con el hacinamiento, la estigmatización y la pérdida social de aquellas personas que están privadas de su libertad. Necesitamos darles nuevas y mejores oportunidades por el bien de todos nosotros como país. ¡Necesitamos más cárceles productivas!


Escrito por

manuelbernales

Experiencia en transformación de conflictos, cambio organizacional y reforma del sistema de justicia. manolobernales@gmail.com


Publicado en

Inversión Sostenible

Tres miradas para solucionar los problemas y conflictos asociados al desarrollo.