No al abuso sexual

¡Ese Proyecto NO VA! ¿Cómo debemos solucionar los conflictos sociales y socioambientales o conflictos sobre proyectos de inversión?

Publicado: 2018-05-01

El problema de los conflictos sociales y socioambientales es que una vez que estamos metidos en ellos (o incluso antes) caemos en la trampa del “efecto tribal”, nos vemos y nos definimos como “nosotros” contra “ellos”, pensamos de esta manera: “nosotros tenemos la razón y ustedes están equivocados”. Enmarcamos nuestros pensamientos y acciones como “nosotros contra ellos” y no nos damos cuenta que la manera de salir del efecto tribal - mi tribu es mejor que la tuya – es a través del reconocimiento del otro, apreciando el mérito del razonamiento del otro en base a la información considerada y abordando el desafío de solucionar los conflictos y cualquier problemática de manera conjunta, lado a lado, viéndonos como solucionadores de problemas en lugar de vernos como enemigos.  

Muchas veces, en especial cuando hay información técnica o científica, la discusión es sobre la interpretación de la información o peor aún, la discusión es sobre la validez o no de la información compartida o presentada por una de las partes en conflicto. Por lo tanto, antes de iniciar un proceso de diálogo o una negociación multiactor, las partes deben generar información que sea creíble y confiable para ellos mismos. Esta información creíble y confiable, como por ejemplo la validez o confiabilidad de un Estudio de Impacto Ambiental, se puede lograr a través de un proceso de búsqueda conjunta de información. Un proceso que busca la participación de actores diversos y permite la consideración del conocimiento local y cultural, así como el conocimiento experto técnico. Un Proceso de Búsqueda Conjunta de Información (BCI) ayuda a garantizar que la mejor información sea utilizada para tomar decisiones informadas y debe seguir estos 4 pasos:

1) Negociar la agenda: Elegir conjuntamente a un facilitador o mediador que ayude a las partes a consensuar una agenda y reglas de juego para cuando interactúen. Se debe de ser claro sobre el tiempo y el dinero que será necesario para recolectar información y ayudar a analizarla.

2) Escoger juntos especialistas expertos: En lugar de que cada parte seleccione peritos para presentar versiones diferentes sobre hechos, lo más útil y productivo es trabajar juntos con la otra parte para seleccionar expertos técnicos y metodologías de análisis que ayuden a las partes lograr un entendimiento compartido sobre los costos y beneficios posibles de un proyecto.

3) Evaluación conjunta de la información: Luego que los expertos presentan sus resultados, las partes deben dialogar sobre como mejor proceder, tomando tiempo para compartir los hallazgos con sus constituyentes.

4) Corregir percepciones erradas: Una vez que se han puesto de acuerdo las partes sobre los hechos y pronósticos de futuro, estas deberían ser más receptivos respecto a las preocupaciones del otro. Generar pronósticos conjuntamente permite corregir percepciones equivocadas dentro de una propia organización y al mismo tiempo motivar a que la otra parte reconsidere presunciones o supuestos y demandas irrazonables.

Este proceso de búsqueda conjunta de información, genera información creíble y confiable para todas las partes, a fin de facilitar un proceso de diálogo constructivo que logre acuerdos sostenibles con beneficios para todos. El secreto es enfrentar juntos, lado a lado, el conflicto, los retos y desafíos.


** El Proceso de Búsqueda Conjunta de Información (BCI) puede también ser parte de un Proceso de Construcción de Consenso


Escrito por

Luis E. Ore Ibarra

Abogado Mediador Consultor Internacional en Negociaciones y Procesos de Consenso, Ex Presidente de la Sección Internacional de ACR (EE.UU.)


Publicado en

Inversión Sostenible

Tres miradas para solucionar los problemas y conflictos asociados al desarrollo.