la mafia se reacomoda

PRESENTACIÓN del  secretario general  de la autoridad nacional del agua, tercer pre-taller expoagua 2017

El Reto de la ANA: Participación Ordenada de los Actores de la Cuenca en los Procesos GIRH (Consejos de Cuenca) y Fortalecimiento de Capacidades

Publicado: 2017-10-25

El Secretario General de la ANA, en la tercera charla Pre-Taller ExpoAgua, afirmó que el reto que se tiene no es la falta de normas que promuevan la Gestión Integrada de Recursos Hídricos (GIRH), sino su implementación y lograr su cumplimiento. Uno de los retos más importantes es lograr “la participación ordenada de los actores de la cuenca en los procesos GIRH (Consejos de Cuenca)” y esta participación ordenada requiere el fortalecimiento de capacidades y mejores procesos colaborativos de involucramiento para lograr consensos. 

Los consejos de cuenca son creados con el objeto de participar en la planificación, coordinación y concertación del aprovechamiento sostenible de los recursos hídricos. Los consejos de cuenca son el espacio natural para la concertación y el consenso. Los procesos de toma de decisiones en los consejos de cuenca pueden verse beneficiados con un enfoque de Hidrosolidaridad que en realidad es un enfoque colaborativo, inclusivo y participativo para la solución conjunta de problemas, retos y desafíos hídricos con beneficios para todos e informa la gobernanza hídrica.

Para lograr una participación ordenada de los actores de la cuenca en los consejos de cuenca se necesitan mejores procesos de involucramiento multiactor, que incluye usuarios agrarios y no agrarios, entre otros. Un proceso participativo para tomar decisiones informadas, sostenibles y con legitimidad social se puede lograr con la metodología del proceso de construcción de consenso.

El proceso de construcción de consenso, es un proceso colaborativo que facilita la participación ordenada de multples actores y genera diálogos constructivos. La facilitación de un proceso con estrategias para la construcción de consenso puede lograr la toma de decisiones informadas y sostenibles con la legitimidad social necesaria para lograr la implementación y cumplimiento de la Gestión Integrada de Recursos Hídricos (GIRH). Las decisiones y acuerdos de consenso son el resultado de un proceso que busca decidir por unanimidad pero que resulta en una decisión tomada por una mayoría abrumadora, es decir un acuerdo abrumador, siempre y cuando, cada participante reconozca que durante el proceso se hizo el esfuerzo necesario para incluir las preocupaciones, inquietudes, opiniones y sugerencias de todos aquellos que estaban preocupados por lo que la mayoría abrumadora estaba considerando acordar.

Para que un proceso de consenso sea exitoso y sea enmarcado como un espacio dialogo constructivo se deben cumplir con ciertos principios elementales y etapas del proceso: Convocatoria, Aclaración de Responsabilidades, Deliberación, Decisión e Implementación de Acuerdos.

Para empezar cualquier proceso de consenso se debe llevar a cabo una evaluación de los actores políticos, económicos y sociales, en este caso, una evaluación de los actores de la cuenca. Además, este proceso debe ser facilitado por un tercero independiente o alguien que no tenga un interés respecto al resultado del proceso, alguien que se encargue de facilitar el proceso para que los actores lleguen a tomar decisiones informadas (Quizás lo pueda hacer la secretaria técnica del consejo de cuenca o esta identificar a un facilitador que ayude con la conducción del proceso). El facilitador deberá explicar de qué manera los participantes (actores de la cuenca) juntos pueden resolver problemas, retos y dificultades vinculados a la gestión de recursos hídricos con un enfoque de beneficios mutuos o enfoque de Hidrosolidaridad para tomar decisiones con beneficios para todos, de una mejor manera que procedimientos típicos basados en posiciones, demandas y exigencias.

La etapa deliberativa durante este proceso debe generar un dialogo productivo y constructivo entre los diversos actores de la cuenca. El facilitador debe asegurarse que haya una agenda elaborada de tal manera que refleje e incluya los intereses de todos los actores de la cuenca. También se debe asegurar que los actores de la cuenca sigan las reglas de participación establecidas para este proceso, entre las cuales se incluye que quien presenta ideas, debe presentar ideas que sean beneficiosas no solo para quien las propone sino también que estas ideas sean beneficiosas para los otros actores pues también deben consideran sus intereses y preocupaciones. En esta etapa se debe describir lo que significa consenso y de qué manera los actores desean tomar decisiones de manera conjunta. Es importante explicar el uso del texto-único como estrategia para generar acuerdos. Esta es una herramienta para la construcción de acuerdos por el cual los actores se involucran en un diálogo constructivo sobre una propuesta inicial (texto-único), que tienen la intención ser circulada entre los diversos actores y ser mejorada con las sugerencias y criticas de cada uno de los actores en lugar de que sea simplemente descartada, este procedimiento debe ser gestionado por el facilitador.

Una vez que se ha llegado a un acuerdo tentativo con los actores en este proceso, cada uno debe llevar este tentativo acuerdo a quienes ellos representen para explicar cómo se llegó a este acuerdo tentativo y obtener la ratificación o el asentimiento de los representados del acuerdo tentativo, y quizá hasta tomar sugerencias de cómo podría ser mejorado sin perjudicar a ninguna de las otros actores que contribuyeron en la generación de este acuerdo tentativo. Una vez que el acuerdo tentativo es apoyado por los actores, el facilitador debe tomar este acuerdo como propuesta final y presentársela al ente convocante, la secretaria técnica o la presidencia del consejo de cuenca, y ofrecer responder cualquier pregunta sobre el particular y preguntarle al convocante si está dispuesto a apoyar este acuerdo apoyado y legitimado por los actores de la cuenca que han sido parte del proceso de consenso. El facilitador puede también ofrecer su apoyo y el apoyo del grupo de actores participantes en el proceso para la eficiente implementación del acuerdo y decisión tomada.

Las etapas de Convocatoria y Deliberación merecen especial atención. Debe resaltarse la importancia de la etapa de Convocatoria la cual no es solamente llamar a una audiencia o reunión sino que implica seleccionar a un facilitador que colabore con el proceso y que lleve a cabo la evaluación de la situación y actores de la cuenca para construir una agenda que incluya sus intereses, necesidades, preocupaciones y aspiraciones. Este facilitador debe asegurarse de que los actores se sientan cómodos con su participación en el proceso de consenso en el cual se determinará objetivo del mismo y las reglas de comportamiento para cómo trabajar de manera conjunta y eficiente.

En la primera reunión los actores deben comprometerse con las reglas de comportamiento y a tomar decisiones de manera consensuada. Los actores serán parte de este proceso de conceso porque será en su propio beneficio hacerlo, sabrán que la agenda incluirá lo que es importante para ellos, se deliberará de manera ordenada para juntos resolver los problemas, retos y desafíos que enfrentan y sabrán que sus puntos de vista y opiniones serán seriamente escuchadas y tomadas en consideración.

En esta reunión inicial los participantes deberán también ratificar la designación del facilitador seleccionado por el convocante y el role que tendrá durante el proceso de consenso. Se debe recordar la importancia de la participación de los actores, no solo como individuos participantes pero también tomando en consideración y compartiendo las preocupaciones y puntos de vista de las personas a quienes representan, con las cuales se deberán mantener en contacto. Es responsabilidad de los actores comprometerse con el resto de participantes, actores de la cuenca, para producir algo que maximice los beneficios de todos los actores y que los haga llegar una solución que sea lo más creativa posible.

La etapa de la Deliberación, debe comenzar con una breve explicación o capacitación en estrategias de negociación, colaboración e Hidrosolidaridad para resolver juntos retos y desafíos hídricos de manera eficiente. Se debe aclarar que deliberación no es lo mismo que debate, en donde las personas hacen declaraciones de posiciones y demandas, sino por el contrario se debe hacer una exploración de intereses de los actores de la cuenca con el propósito de que estos sean entendidos. Se busca entender las historias detrás de las posiciones, así como cuáles son las motivaciones, preocupaciones, necesidades, deseos, aspiraciones, temores, etc. que se desean satisfacer con esas demandas. Se debe entender qué es lo que es verdaderamente importante para los actores de la cuenca considerando la situación actual y la decisión que se desea tomar. Los intereses y preocupaciones son los ingredientes necesarios para trabajar juntos en la preparación de un acuerdo que satisfaga los intereses de los actores de la cuenca. Considerando la deliberación como un proceso de negociación con múltiples actores, es recomendable usar el enfoque de Hidrosolidaridad – o Enfoque de Beneficios Mutuos para tomar decisiones sobre retos y desafíos hídricos - para llegar a un acuerdo tentativo que satisfaga las necesidades de los actores y que sea aceptable para todos o la mayoría abrumadora de los actores. Luego se llagará a un momento en el que el facilitador preguntará a los actores participantes si consideran aceptable lo que se ha llegado a definir como un acuerdo tentativo (decisión a tomar). Si alguien todavía no está listo para comprometerse con este acuerdo pues no satisface sus necesidades y preocupaciones, esta deberá generar las sugerencias e ideas necesarias para hacerlo más aceptable para este actor, sin perjudicar el acuerdo que satisface los intereses, necesidades y preocupaciones de las otros actores de la cuenca involucrados en el proceso. Luego el facilitador tomará las notas y escribirá el acuerdo tentativo que los actores deberán llevar a sus representados para verificar con ellos la ratificación del acuerdo.

Es en propio beneficio de los multiples actores de la cuenca utilizar procesos de consenso para tener una participación ordenada con el objetivos de tomar decisiones informadas y legitimadas que permitirán la implementación de una gestión integrada de los recursos hídricos que es fundamental para lograr un desarrollo sostenible. Las habilidades y capacidades para participar de manera ordenada y estratégica en estos procesos también pueden ser fortalecidas.


Escrito por

Luis E. Ore Ibarra

Abogado Mediador Consultor Internacional en Negociaciones y Procesos de Consenso, Ex Presidente de la Sección Internacional de ACR (EE.UU.)


Publicado en

Inversión Sostenible

Tres miradas para solucionar los problemas y conflictos asociados al desarrollo.