reconoce sus orígenes

¿Cultura Combi o Construcción de Relaciones?

"Tanto quien dice que puede,como quien dice que no puede usualmente tienen Razón."

Confucio

Publicado: 2017-08-15

Muy frecuentemente escribo sobre la cultura del “me zurro en ti” (tu no existe, tu no importas, solo YO… LA cultura combi (la cultura de pepe el vivo, en la que yo gano y tu pierdes)… Hoy en la tarde tomaba café con un colega, ex alcalde distrital de la región Áncash quien convocó a su pueblo para lograr desarrollo apalancadose en la creencia colectiva de que podían estar en una mejor situación de la que estaban, el pueblo apostó por una minería responsable con legitimidad social. Tuvimos una conversación profunda sobre inversiones, proyectos de desarrollo, creencias ancestrales, entre otros temas.  

Hoy en la noche fui a cenar con un colega argentino que labora la oficina del Mecanismo Independiente de Consulta e Investigación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y dialogábamos sobre el rol de los Estados en el desarrollo de sus pueblos… Hablamos de legalidad y legitimidad social - el mismo tema del que conversaba hoy temprano con amigo y colega ex alcalde distrital de la región - y de la importancia de escuchar a los diversos actores locales, sus principios y creencias, y de la mejor manera de construir legitimidad social.

Luego de la cena decidí tomar transporte público (una combi grande alias couster). La couster no tenía cobrador y conductor, tenía un conductor-cobrador. Fue interesante reconocer que cada pasajero que subía a la couster decidía no ser “pepe el vivo” y pagar al conductor-cobrador por el servicio de transporte (cumpliendo con los usos y costumbres). Esto me hizo pensar en la primera conversación sostenida con el ex alcalde distrital de la región Ancash, cuando hablábamos de uno de los principios de la trilogía del imperio incaico para el desarrollo “Munay (confianza – afecto)” clave para la construcción de desarrollo. Este es el mismo concepto y clave sobre la que escribe Patrick Lencioni al referirse a las disfunciones de los grupos de trabajo que tienen que sobrepasar si quieren convertirse en equipos de alto rendimiento. Si conocimientos ancestrales y conocimientos académicos actuales refieren el mismo tema de la confianza para construir relaciones positivas es porque en algo deben tener razón. Todo esto me hizo pensar que la idea de construir relaciones para el desarrollo de los pueblos basadas en construir confianza y legitimidad social no es tan loca ni jalada de los pelos. Tantos no podemos estar equivocados, ni los conocedores del pasado ni los pensadores del presente, ni los visionarios del futuro como mi amigo ex alcalde. Si queremos construir desarrollo sostenible y relaciones positivas en el tiempo, más allá de divisionismos posicionales e ideológicos, debemos empezar por construir relaciones de confianza en las que uno crea y sienta que los intereses del otro son importantes y valiosos, y que deben ser considerados seriamente al momento de tomar decisiones que puedan afectar al otro. Más allá de legalismos y de pensar en quien tiene la razón y quien está equivocado, debemos pensar en: Que es lo que es realmente importante para unos y para otros y hacer el esfuerzo necesario para integrar estos intereses, preocupaciones, necesidades y aspiraciones en procesos de construcción de consenso que sean legítimos, inclusivos, participativos y confiables para todos. 

¿Tenemos el valor para involucrarnos en igualdad de condiciones, escucharnos unos a otros y trabajar juntos para satisfacer los intereses de todas y todos para mirar con esperanza un futuro sostenible para tod@s? 

Tenemos que creerlo y ponerle ganas.


Escrito por

Luis E. Ore Ibarra

Abogado Mediador Consultor Internacional en Negociaciones y Procesos de Consenso, Ex Presidente de la Sección Internacional de ACR (EE.UU.)


Publicado en

Inversión Sostenible

Tres miradas para solucionar los problemas y conflictos asociados al desarrollo.