reconoce sus orígenes

Chinchero no es apto

Entrevista a Alberto Thorndike Elmore por Roberto Sánchez (Diario Expreso)

Publicado: 2017-05-28

Dada la insistencia y recurrencia con Chinchero por peruanos sensatos, aquí una de las mejores entrevistas que explica por qué Chinchero es antitécnico. La entrevista es de Roberto Sánchez del diario Expreso.

General, ¿cuándo nace el proyecto del Aeropuerto Internacional de Chichero, Urubamba, en el Cusco?

El proyecto nace en 1977 en las postrimerías del gobierno militar con Morales Bermúdez. En una asonada social parecida a Conga y para apaciguar a la población se ofrece construir un nuevo aeropuerto. La licitación la ganó CAIM-Lagesa, que representaba el exsenador Acurio, pero el proyecto se desecha por inconsistente. En el gobierno de Belaunde se revive el proyecto y la licitación la ganó el grupo Airways-Novoa cuyos estudios tampoco fueron satisfactorios. Corpac contrata para el estudio integral del espacio aéreo de Chinchero al experto OACI, ingeniero William Cooper, quien recomienda la ubicación de la pista de vuelo en un emplazamiento distinto al elegido por Airways-Novoa, factor técnico-aeronáutico que incide para desechar por segunda vez el proyecto. El presidente Paniagua reabre el proyecto, esta vez fue el Consorcio Currie-Brown y Mason quien dijo no a Chinchero, cobrando US$ 370,000. En octubre de 2001, Alejandro Toledo firmó la Ley 27028 y resucita el proyecto Chinchero, cuyo estudio se extendió a los gobiernos de Alan García y Ollanta Humala. Proinversión lleva adelante la última licitación, asesorada por la consultora española Advance Logistic Group, ALG, con más fracasos que aciertos, ante los pedidos que hice para que nuevos estudios técnicos del espacio aéreo sean cotejados con los que dejó William Cooper y se actualicen con performances de los aviones modernos.

Sabemos que usted se ha opuesto y ha tenido rol preponderante a lo largo de la existencia del proyecto.

Sí, desde el año 1984, que fui nombrado miembro del Directorio de Corpac en representación de la Fuerza Aérea del Perú, y hasta la fecha. Yo envié alrededor de 15 cartas notariales y 15 cartas firmadas pidiéndoles que contraten los servicios de un técnico en espacio aéreo. El entonces premier del gobierno aprista, Luis Alva Castro, nombra una comisión de alto nivel instruida por el informe Cooper que consignaba argumentos técnicos que hoy han obviado en el contrato suscrito entre el actual gobierno con la concesionaria Kuntur Wasi. Puedo dar fe que desde la década de los ochenta a la actualidad existen cuatro leyes emitidas por el Estado disponiendo la construcción del aeropuerto de Chinchero en Urubamba. Me refiero al Decreto Ley Nº 23028 del 7 de mayo de 1980 y a las leyes 23225 del 4-11-1980; Ley 24985 del 19-1-1989; Ley 27528 del 4-10-2001 y la Ley Nº 29908 del 23-08-2012. Y de todas tengo copias físicas y virtuales.

Entonces el aeropuerto de Chinchero no califica técnicamente por carecer de estudios de espacio aéreo.

El aeropuerto de Chinchero no es apto ni califica como tal porque no se ha hecho nunca el estudio previo del espacio aéreo que haya sido cotejado o comparado con el realizado por el especialista, el señor Cooper. En el año 86 había aviones ABC, hoy tenemos aviones PQR superiores, con poderosos motores y mayor capacidad para llevar pasajeros. Entonces, yo me he matado sugiriéndole a Proinversión para que contrate un experto en espacio aéreo que compruebe, verifique y rectifique los estudios Cooper.

¿Cómo calificaría usted la adenda firmada por el Gobierno para suscribir el contrato con la empresa Kuntur Wasi? 

Nadie sabe dónde va a estar la pista principal que tiene 4 kilómetros y dónde va a decolar el avión, por ejemplo. Existe una informalidad extrema que descalifica profesionalmente a este aeropuerto. En ese contexto el proyecto está mal conceptuado y los responsables son Proinversión y el Ministerio de Transportes y Comunicaciones. En la década de los 80 el presidente Paniagua reactiva el proyecto porque él era cusqueño y la licitación la ganó un consorcio inglés, pero desiste. Son 370 mil dólares que se suman a los más de 100 millones de dólares que viene invirtiendo el Estado desde que nace el proyecto.

¿Le parece exagerado que se anuncie la construcción del aeropuerto que supuestamente apoyará el turismo receptivo en Cusco? 

Me permití ilustrar a la señora Verónica Zavala Lombardi, ministra de Transportes y Comunicaciones, recomendándole por escrito que se iniciaran estudios para buscar un nuevo aeropuerto para Cusco, siendo la zona de Patria, valle de Kosñipata, provincia de Paucartambo, al Este de Cusco y a una distancia de 100 kilómetros, zona fecunda a una altitud de 700 metros, donde tendría que construirse una autopista tipo Suiza o una línea férrea. No solo sería un adecuado aeropuerto para la región Cusco sino que esta zona está dentro del triángulo Cusco-Manu-Quince Mil, que es un emporio, y el Manu ofrece interés científico y diversas actividades de turismo de aventura, pero este territorio, lamentablemente, está abandonado y olvidado por el Estado. Mi percepción podría ser un segundo posible Vraem, le estamos dejando terreno al narcotráfico y al terrorismo.

¿La Fuerza Aérea del Perú podría enviar sus aviones a Chinchero en caso de una contingencia natural o social?  

En el año 1987 se le consultó a la Fuerza Aérea. Entonces, el premier Luis Alva Castro le preguntó al ministro de Aeronáutica que le diga qué cantidad de metros quería para instalar un ‘counter’ donde se despachan los aviones y en la rampa de estacionamiento. Y la FAP le respondió que no quería ni un solo metro porque dijo: ni mis aviones van a ir a Chinchero ni los aviones de acción cívica. Y me pregunto, si no van los aviones de la FAP, ¿qué va a pasar cuando suceda un desastre natural o un conflicto social en la zona? Yo quisiera que me responda el actual ministro de Transportes y Comunicaciones, Martín Vizcarra, ¿qué aviones van a llevar en caso de desastres y conflictos sociales?

¿Para usted entonces la decisión del Gobierno de construir el aeropuerto de Chinchero es un error?  

Una obra aeroportuaria internacional moderna instrumental de precisión 4E ubicada a 3,720 m.s.n.m. no se construye ni califica por decreto ley. Solo puede calificar después de culminar de forma completa los estudios técnicos estrictamente ajustados a las normas y recomendaciones internacionales (OACI), especialmente las relaciones de espacio aéreo y los patrones de vuelo en espera, la aproximación, tráfico, aterrizaje, decolaje e incluso de aproximación frustrada, dado que la seguridad de las aeronaves, pasajeros y tripulaciones es fundamental. Un aspecto medular son las condiciones de despegue y aterrizaje. Y más importante aún es el diseño, teniendo en consideración si su emplazamiento es de extrema altitud, como el de Chinchero, que pasaría a ser el quinto aeropuerto de mayor altura del planeta.

Sobre una laguna  

“Lamento la decisión del Gobierno de poner aparentemente en marcha un imposible. Es un craso error que no va a costar lo que dicen. Y ojo que no hemos tocado el tema del movimiento de tierras. Chinchero está encima de una laguna. Y hay geólogos que dicen no al proyecto porque debajo de la laguna, en el subsuelo, hay cavernas y vacíos de cohesión de material que van a tener que rellenar. Porque la pista no puede estar sobre huecos. Los aviones pesan entre 400 y 500 toneladas y vienen a una velocidad de 100 o 150 nudos que golpean el suelo. Yo no sé qué podría ocurrir ahí”, afirma el experto.

PILOTO FAP Y ESTUDIOSO DE LOS TEMAS DE INFRAESTRUCTURA AÉREA

El retirado mayor general de la Fuerza Aérea del Perú, Alberto Thorndike Elmore, es un conocido expiloto de su arma y estudioso de los temas de infraestructura aérea, además de veterano opositor al proyecto del aeropuerto de Chinchero. Es, además, autor del libro “Autopsia de un error” publicado en 1983.


Entrevista por Roberto Sánchez
En el diario Expreso.

Escrito por

manuelbernales

Experiencia en transformación de conflictos, cambio organizacional y reforma del sistema de justicia. manolobernales@gmail.com


Publicado en

Inversión Sostenible

Tres miradas para solucionar los problemas y conflictos asociados al desarrollo.